• M. en C. Oscar Elizalde

Cómo prepararse para una investigación de campo


La investigación de campo es uno de los métodos de recopilación de datos más importantes para los científicos sociales. Muchos académicos realizan viajes de investigación durante la escuela de posgrado y algunos continúan haciéndolo en etapas posteriores de su carrera. El trabajo de campo proporciona al investigador oportunidades, información o conocimientos cruciales que de otro modo no podría alcanzar mientras esté en la institución de origen. Sin embargo, a pesar de sus grandes beneficios, el trabajo de campo es un proceso costoso (tanto financiero como de tiempo), solitario, estresante y difícil. Entonces, ¿qué debe hacer un investigador mientras realiza un trabajo de campo para obtener los beneficios esperados? ¿Cuáles son algunas estrategias que se pueden emplear para hacer frente a las dificultades previstas?

A continuación proporcionamos algunos consejos prácticos que hacen que el trabajo de campo sea más fácil y productivo. Obviamente, no existe una forma estándar de hacer el trabajo de campo; sin embargo, definitivamente hay algunas prácticas y estrategias comunes a seguir.


Preparación para el trabajo de campo


El trabajo de campo es un proceso iterativo; de principio a fin, se espera que el investigador revise y desarrolle continuamente su diseño de investigación, datos y conocimientos. Este proceso iterativo no comienza el primer día que ingresa al sitio de investigación de destino; más bien, comienza cuando inicia a desarrollar su proyecto de investigación. Prepararse adecuadamente para el trabajo de campo es tan importante como realizar la investigación en el campo. Una buena preparación puede ahorrarle meses a un investigador. En primer lugar, desarrolla bien el diseño de su investigación.

Como parte del diseño de la investigación, desarrolle sus conceptos principales, piense en cuestiones de operacionalización y medición y elabore un plan de recopilación de datos. Los componentes de su diseño de investigación pueden cambiar (y definitivamente lo harán) en el transcurso de este proceso iterativo, pero un diseño de investigación sólido y un plan de recolección de datos generan decisiones estratégicas sólidas y significativas en el campo. Independientemente del tipo de trabajo de campo, desarrolle una lista de contactos y comience a construir una red con anticipación. Póngase en contacto con las personas y las instituciones en el sitio de campo incluso antes de ir allí. Tener una lista de contactos confiables previamente conocidos ayudará mucho en los primeros días difíciles del trabajo de campo. Toda esta preparación se puede hacer mientras se encuentra en su institución de origen; Sin embargo, si el tiempo y los recursos lo permiten, siempre es mejor hacer un viaje a su sitio de campo para sentar las bases antes de comenzar su trabajo de campo real.



Recolección de datos durante el trabajo de campo


Una vez en el campo, el objetivo más importante es la recopilación de datos. También puede trabajar en el análisis de datos mientras está en el campo; no obstante, especialmente si su tiempo es limitado, es mejor concentrarse en cosas que solo puede hacer mientras está en el campo. La recolección de datos puede tener lugar en una variedad de métodos y esto depende principalmente de la pregunta de investigación, el diseño de la investigación y las elecciones estratégicas del investigador. No intente hacer todo, más bien sea estratégico y elija los métodos que más le ayudarán con su investigación. La mejor manera es decidir métodos específicos y luego triangularlos. En otras palabras, utilice múltiples métodos que ayuden a diferentes aspectos de su investigación y/o brinden solidez a sus hallazgos.

Hay una variedad de métodos para recopilar datos que van desde formas de recopilación de datos menos interactivas hasta más interactivas. Los datos se pueden recopilar a través de métodos menos interactivos, como el trabajo de archivo, la investigación de periódicos, la observación simple o la recopilación de libros o documentos. Hay dos puntos importantes a tener en cuenta al utilizar este tipo de métodos. Primero, debe pensar en formas de obtener y almacenar datos. Por lo general, es difícil transportar todos los materiales impresos a su institución de origen. En la mayoría de los casos, es necesario escanear los documentos o simplemente tomar fotografías. La recopilación del tipo de material adecuado durante el trabajo de campo es de gran ayuda cuando comienza a analizar los datos. En segundo lugar, incluso en estos métodos, hay interacción. Si investiga en un archivo, una biblioteca o una institución gubernamental, el personal que trabaja allí puede ser su mejor aliado, o sus peores enemigos, dependiendo de la relación que desarrolle con ellos. Si establece una buena relación o incluso se hace amigo de estas personas, le ahorrará mucho tiempo y energía.

Los datos se pueden recopilar a través de métodos más interactivos, como entrevistas, encuestas, grupos focales u observación participante. Las entrevistas de élite son uno de los métodos más utilizados en el trabajo de campo, especialmente en ciencias sociales, más que en humanidades. Para realizar una entrevista exitosa, debe estar bien preparado. Debe conocer el contexto, así como a sus entrevistados, lo suficientemente bien como para poder hacer preguntas específicas que serán más gratificantes; esto aumentará la probabilidad de recopilar información que puede no estar disponible de inmediato en libros u otros materiales.

La selección de los entrevistados o la muestra también es muy importante. Puede optar por realizar entrevistas con cualquier persona que pueda encontrar y lograr una buena cantidad de entrevistas que pueden verse bien en el papel. Pero si no entrevista al tipo adecuado de personas que justifican sus objetivos de investigación, esto puede llevar a una recopilación de datos insuficiente o sesgada. Intente realizar entrevistas con la mayor cantidad y diversidad de personas posible. Si escucha algo de un entrevistado, no lo dé por sentado y trate de verificar la información con otras personas, preferiblemente de diferentes antecedentes políticos, sociales y económicos. Para encuestas y grupos focales, es más razonable trabajar con agencias locales y monitorearlas mientras llevan a cabo la operación. Esto puede disminuir su control sobre el proceso y acumular costos, pero ahorra mucho tiempo y energía.

Al final de cuentas debe ser consciente de que la investigación de campo bien diseñada puede ahorrarle mucho trabajo y así se puede cumplir mejor con el cronograma que tenga planteado. Para que ese diseño se vuelva realidad, debe estar bien asesorado y documentado. Necesita apropiarse de su metodología y no solo seguirla como una receta. No se precipite a salir y recolectar datos a la brevedad, haga el esfuerzo por planificar su proceso y verá las grandes recompensas que puede obtener.



67 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo