• M. en C. Oscar Elizalde

Escribir una tesis durante navidad


Las festividades navideñas se han reservado típicamente para descansar del trabajo o el estudio. Este periodo es especialmente inevitable dado que por todos lados se observan manifestaciones de la festividad: adornos, anuncios, villancicos, etc. En ese sentido, uno se siente más comprometido a pasar tiempo con la familia y las tradiciones que eso conlleva.


Sin embargo, no es raro (más bien hasta es usual) que los estudiantes se vean orillados a avanzar en su trabajo de investigación para entregar algo a inicios del próximo año. Por eso es que se toma como una buena idea “avanzar en las vacaciones”. Lamentablemente no es tan fácil como se escucha, y lo más probable es que nos veamos en medio de dilemas: ¿debería avanzar con mi capítulo pendiente o asistir a la posada de mis amigos?


Creo que lo primero que hay que tener en mente es ser realistas. Si tenemos antecedentes de ser estructurados y cumplir planes, trabajar en navidad no será tan complicado. Pero si hemos sido renuentes en días ordinarios, la presión de las fiestas nos generará más ansiedad porque, ni vamos a avanzar satisfactoriamente ni vamos a divertirnos plenamente.


No es un secreto que la única forma para avanzar en una tesis es organizarse y cumplir con un cronograma. Sea la época que sea. El concepto es muy simple pero la práctica exige mucho esfuerzo. A título personal puedo recordar cuando tuve que escribir una parte importante de mi trabajo en navidad. Dado que ya sabía que tenía altas probabilidades de cumplir mi cronograma, no me preocupé por eso, pero sí sentí algo de soledad porque tuve que aislarme para que no fuera interrumpido y así pudiera concentrarme.


Pero no se confundan, ni siquiera estuve escribiendo el 24 de diciembre, sino los días aledaños nada más. Con eso bastó para sentirme fuera de la sintonía de los que me rodeaban. Incluso tal vez me vieron raro cuando decliné varias invitaciones sociales. Anquean al final de cuenta si dices “estoy escribiendo la tesis”, se ve como algo digno de sacrificio y que al final tendrá una recompensa. Entonces, al final todo queda en que se cumpla el plan que hemos creado.


Interesante es remarcar que muy pocos asesores están disponibles en esas fechas. Si de por sí muchos brillan por su falta de atención en días normales, en estos tiempos no puedes comunicarte con ellos. Eso es comprensible, porque, como se dijo antes, las personas buscan relajarse en navidad. Pero si tú estás escribiendo en esta época porque dejaste todo al final, creo que no es apropiado pedir al asesor que esté pendiente de ayudarte mientras cena pavo.


Incluso puedo mencionar, a partir de mi experiencia, que los servicios de asesoría privados también son limitados. Muchas personas salen a otras ciudades a visitar a su familia o simplemente buscan aligerar su carga de trabajo. Entonces debemos pensar que escribir la tesis en tiempos decembrinos puede resultar en una tarea sumamente amarga.


Pero la perseverancia y la creatividad permitirán que puedas lograrlo. Tal y como yo pude hacerlo en su momento. Hay un gran alivio cuando llega enero y tienes los avances que planeaste. Si ya no te queda de otra, tendrás que hacer tu estrategia y buscar ayuda de terceros para que el proceso se concrete. Siempre habrá alguien que tenga disponibilidad para acompañarte en el camino.


Aun así, si no es inminente que escribas en navidad, mi recomendación es relajarse y tratar de disfrutar algunos días en los cuales te desconectes de todo. Siempre ha resultado positivo recobrar fuerzas y la creatividad después de tomar unas buenas vacaciones.



15 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo