• Guillermo Elizalde

Cómo concentrarse y mantener el enfoque para escribir la tesis


Nuestra capacidad de concentración es un recurso precioso. Y en este mundo distraído, se está volviendo cada vez más raro. Hay demasiadas cosas que atraen nuestra atención: demasiados artículos para leer, demasiadas charlas y seminarios, demasiados temas en los que pensar... Pero como científicos, necesitamos concentrarnos profundamente para avanzar en nuestra investigación y redactar nuestros hallazgos con claridad y eficacia. Entonces, ¿qué puedes hacer cuando tu mente se niega a asentarse y concentrarse en el trabajo que tienes entre manos? A continuación, encontrarás unas ideas sobre cómo puedes concentrarte y mantenerte así durante todo el día.

Por lo general, esto no es un problema para las tareas fáciles (que no requieren toda tu concentración) o las tareas emocionantes (que captan toda tu atención con facilidad). Durante mi posgrado, por ejemplo, podía formatear mi manuscrito de acuerdo con las pautas o el programa de la revista y ejecutar simulaciones, incluso cuando pasaba las mañanas (y las pausas para el almuerzo) en sitios de noticias y redes sociales.



Sin embargo, la escritura (científica) es diferente. Requiere toda tu atención, ya que estás haciendo malabarismos con las ideas, buscando las palabras correctas e intentando adivinar si sus lectores entenderán lo que quieres decir.

Cómo ganar atención para escribir

Si te resulta difícil concentrarte en tu tesis o manuscrito, intenta un pequeño experimento durante los próximos días:

Reserva tus mañanas para escribir. Si no puedes reservar toda la mañana, una hora o dos también servirán. Incluso si te consideras una "ave nocturna", te sugiero que pruebes esto: por la mañana, nuestra cabeza está fresca y tenemos el potencial para concentrarnos al máximo. A menos que… y aquí llegamos al segundo punto:

No vayas a las distracciones en línea antes de completar tu sesión de escritura de la mañana. No revises las noticias o los sitios de redes sociales por la mañana. Sin blogs, sin artículos, sin chat instantáneo con amigos. Lo ideal es que tampoco revises tu correo electrónico. Si es necesario, simplemente mira rápidamente tu bandeja de entrada para ver si hay alguna emergencia, pero no te involucres con los mensajes si no es necesario. Resistir la tentación de actualizarse y distraerse por la mañana será más fácil con lo siguiente:

Abstenerse de la computadora y el teléfono durante las últimas dos horas antes de irte a la cama. En cambio, puedes leer un libro, escuchar un podcast, hablar con tu pareja, jugar un juego con tus compañeros de piso, hacer algunos ejercicios relajantes (yoga), escribir en tus diarios, etc.

Evitar las distracciones en línea a última hora de la tarde y de la mañana ayuda a despejar la cabeza durante la noche y comenzar el día de nuevo, con una mente enfocada que no huye de las tareas difíciles. Además, abstenerse de la luz de la pantalla azul por la noche te hace dormir bien, para que te despiertes bien descansado y listo para enfrentar las tareas desafiantes, como escribir tu tesis

Por cierto, seguí este plan ayer por la noche y esta mañana. Y la diferencia en mi concentración es constatable: no hay ideas impulsivas, ni ganas de ir a hacer otra cosa… Estoy tranquilamente sentado en mi escritorio y escribiendo este artículo.





33 visualizaciones1 comentario