• Guillermo Elizalde

No espere a que “termine la pandemia” para escribir la tesis



El equipo de la Maldita Tesis está ubicado en la CDMX. Desde diciembre pasado pasamos nuevamente a rojo en el semáforo epidemiológico por lo cual hemos exhortado a todas las personas que nos contactan a continuar con sus procesos vía remota. Afortunadamente contamos con mecanismos logísticos y legales que nos respaldan a nosotros y ustedes, los cuales nos proporcionan una mayor confianza para seguir operando.

A pesar de lo anterior, vemos que algunas personas han adoptado una postura en la que pretenden esperar para retomar sus pendientes. De hecho, muchos comentaron eso desde marzo del año pasado. Los hechos nos han mostrado que este año no es precisamente en el cual veremos la “normalidad” sino donde se debe afianzar “la nueva normalidad” y mantener las medidas de distanciamiento e higiene que tanto nos han recomendado.

La intención de esta entrada no es trillar un discurso político o defender las medidas de los gobiernos. Esto obedece a que cada vez más personas son testigos de conocidos que han sido infectados por el COVID-19 y lamentablemente, varios han perdido la vida. No son cifras, son historias que alarman y nos empujan a idear formas de seguir con nuestras vidas de una manera más responsable.

Incluso en nuestro equipo hemos atestiguado esta situación con nuestros amigos y familiares. No hay nada más estremecedor que escuchar estos casos y constatar que la enfermedad que nos azota está más cerca de lo que imaginamos. Afortunadamente no hemos tenido muertes que lamentar. Pero cada día alguien en el mundo pierde a una persona que amó, a alguien que extrañará por siempre.

Antes este panorama sombrío, muchos se han enclaustrado en la desesperanza y la falta de motivación. No es para menos. Si alguien de ustedes ha vivido la enfermedad de primera mano, es evidente que habrán secuelas físicas y psicológicas difíciles de superar. Sin emnargo, pensamos que lo verdaderamente destructivo es que no seamos capaces de retomar nuestras vidas y permitir que nuestros sueños se marchiten. Esta es la cuestión que nos ocupa en esta entrada.

No podemos esperar a que todo “acabe” para poner manos a la obra en la realización de nuestros planes. Ya a estas alturas se vislumbra un largo camino para llegar a ese punto. Lo que hace falta es precisamente lo contrario, motivarnos nuevamente para alcanzar nuestras metas y cumplir nuestros planes. A nosotros nos ha funcionado muy bien concentrarnos en hacer crecer el proyecto de la Maldita Tesis. Hemos encontrado áreas de oportunidad que nos permitirán llegar cada vez a más personas y así seguir ayudando.

En ese sentido, mantener la mente ocupada con proyectos productivos es una de las más grandes recomendaciones que podemos darles. La vida está llena de situaciones imprevistas, pero sería muy triste renunciar a nuestros planes por esas circunstancias. Si tenemos la bendición de estar con vida y salud, debemos seguir adelante. No hay tiempo para esperar, ya nos quedó caro que la vida es muy corta. Si no hacemos algo para cumplir con nuestros sueños, puede que nuca llegue el momento “adecuado” y tengamos que despedirnos de esta vida con un sentimiento de no haber logrado todo lo que quisimos.

27 vistas1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo